Anhui – Ciudades antiguas y la Montaña Huangshan

Publicado en: China, HISTORIAS | 0

De Hangzhou fuimos en tren rápido a Tungxi, en la provincia de Anhui. Hay cierta confusión sobre el nombre de la ciudad. Algunos la llaman Huangshan City, pero su verdadero nombre es Tungxi. En cualquier caso, el lugar es simplemente un centro de transporte (el tren rápido llega allí), a una hora de la montaña, carece de paisaje y no tiene interés turístico especial. Nosotros decidimos quedarnos en la pequeña ciudad de Tangkou, la base perfecta para llegar a la famosa Montaña Amarilla (Huangshan) y visitar algunas ciudades históricas.

Nuestro tren llegó a la medianoche, así que rápido tomamos un taxi hasta Tangkou. La carretera está en excelentes condiciones y cruza prados verdes y bosques. Finalmente llegamos tarde y cansados a nuestro Cheng Jin Hotel. El hotel está convenientemente situado al lado de la estación desde donde salen los autobuses a Huangshan. Es muy tranquilo ya que está lejos de la carretera principal. Las habitaciones son limpias y espaciosas, y ofrecen muy buen café filtrado.

Llovió toda la noche, pero al despertarnos luego de un merecido descanso, la mañana estaba tranquila. Compramos dos cafés y nos sentamos en un banco afuera a disfrutar de las vistas. Ahí pasó algo mágico. Se nos acercó un señor a hablar de distintos tours por la zona. Nuestro plan era visitar las ciudades históricas de Xidi y Hongcun, pero él insistía que eran demasiado turísticas sugiriendo dos ciudades diferentes menos visitadas. La parte de ser menos turísticas me la creí, pero dudaba de si eran bonitas. ¡Resultaron ser espectaculares!

El Pueblo de Tangmo

Para llegar al pueblo de Tangmo tuvimos que volver hacia la ciudad de Tungxi. Otra vez tenía dudas. ¿Un pueblo antiguo cerca de una gran metrópoli? ¡Sí! Al llegar vimos patos caminando libremente y a un grupo de locales disfrutando de su vida cotidiana. El pueblo nos volvió locos: calles estrechas, casas antiguas, gente charlando y sonriéndonos y un árbol de Ginkgo de 500 años. En el pueblo no hay casi infraestructura turística y solo vimos a un pequeño grupo de turistas chinos. No podíamos creerlo; fuimos testigos de la vida como hace siglos. Al final del pueblo había un pequeño templo dentro de un hermoso jardín.

La Ciudad de Chengkan

Camino a la ciudad de Chengkan paramos en una pagoda vieja para tomar fotos. Ahora me preguntaba ¿sería bonito el segundo pueblo? Nos quedamos alucinados: una ciudad de cuento de hadas con arquitectura excepcional, paisaje magnífico y gente tan agradable que parecía sacada de una película. Pasamos horas perdiéndonos por sus calles, tomando fotos y sonriendo a los locales. Nos ofrecieron comida en una casa bajo un árbol. Comimos con especial alegría, entre risas. En el pueblo sólo había un grupo de fotógrafos profesionales y unos artistas chinos. De regreso pasamos por una cordillera y de nuevo disfrutamos de vistas excepcionales (nuestro hobby favorito).

Muchas gracias a Mike, nuestro chofer. Maneja perfecto, sabe muchas historias interesantes y es experto en encontrar los mejores lugares para hacer fotos. ¡Visitar Chengkan y Tangmo fue su idea!

La Montaña Amarilla – Huangshan

El último parque nacional que visitamos en China: la Montaña Huangshan. Antes estuvimos en el Parque Nacional de Jiuzhaigou y después en el Parque forestal nacional de Zhangjiajie. En ambos casos tuvimos mucha suerte: buen clima y pocos turistas. Esta vez fue diferente. Llovía a lo loco, la niebla era densa y estábamos rodeados de turistas. ¡Casi no podíamos ver nada! Subimos y bajamos miles de escaleras. Tomamos un funicular, dos teleféricos y un café en un hotel dentro del Parque Nacional.

Nos costó encontrar el camino. Afortunadamente, los chinos tan amables como siempre nos ayudaron mucho. La experiencia fue increíble. Con frio, cansados, caminando entre niebla densa, y tan felices. Tomamos fotos cuando la lluvia paró. No revelan la belleza de la Montaña Amarilla ni la intensidad de nuestro día. Sí, la visibilidad fue un problema, pero pudimos sentir la inmensidad de la montaña. Al salir se despejó el cielo y pudimos ver el sol. Mala suerte, ¿eh? En realidad no, experimentamos de primera mano uno de los sitios naturales más retratados en el arte y la literatura china. Y ahora tenemos un motivo para volver.

El turismo masivo en China

Hay gente que se queja de la gran cantidad de turistas en China. Me han preguntado varias veces cómo pude disfrutar del país con tanta gente por todos lados. Un chico holandés muy simpático que conocimos en Zhangjiajie se quejó tanto de la sobrepoblación china. ¡Se sorprendió cuando le dijimos que su país está más densamente poblado que China! ¡Ahí si que no hay espacio para nadie!

Voy a ser un poco pretencioso. Planeamos nuestro viaje de 2 meses por China excepcionalmente bien, así que casi siempre pudimos evitar las masas. El único lugar donde la cantidad de gente nos abrumó fue la Montaña Amarilla. Pero incluso esta vez con un poco de ayuda de nuestro chofer pudimos disfrutar de dos hermosas ciudades históricas con plena tranquilidad. Y todo eso a sólo 4 horas de Shanghái, la ciudad más grande de China.

¡Los sueños se hacen realidad!

Loading
Centrar mapa
Tráfico
En bicicleta
Tráfico
Google MapsCómo llegar

Shanghái me robó el corazón!
Hunan: Fenghuang, Zhangjiajie y Tianmen

Dejar un comentario