Gay en Rusia: ¡una sorpresa muy rosa!

Publicado en: E'S CORNER, RUSIA | 0

Cuidado, no hables con nadie. ¿Estás seguro que es por acá? Es muy peligroso, no le preguntes a nadie. ¿Es aquí? Si, ahí: al costado del chico en mini shorts y sin camiseta, el que está en la vereda fumando, muy guapo, muy ruso y muy gay! Así fue como entramos a un divertidísimo club en el centro de San Petersburgo. Después de bailar toda la noche, salimos borrachos y felices. Volvimos a nuestro hotel, caminando por las calles de San Petersburgo, riéndonos entre la gente, hasta el amanecer. Y el Universo nos premió: sobre el Rio Nava, ¡la salida de sol más rosa que jamás vimos! Y si, ¡San Petersburgo es súper gay!

Gay Russia Pink Sky

Teníamos algo de temor cuando decidimos ir a Rusia. Una pareja de chicos casados viajando por un país homofóbico tiene riesgos. No es algo político; nosotros creemos que la forma de luchar contra la homofobia, contra toda fobia, es directamente, yendo al lugar, estando. Pero nuestra seguridad primero. Decidimos que si no nos sentíamos seguros en Rusia nos iríamos a algún lugar donde estuviéramos cómodos. Después de dos meses viajando por todo el país, ¡no nos queríamos ir!

Gay Russia Saint Petersburg

No estamos diciendo que no haya homófobos en Rusia, desafortunadamente los hay en todo el mundo, la idiotez no discrimina. Es más, estoy seguro que para la comunidad LGBT de Rusia las cosas no deben ir del todo bien. No me puedo imaginar lo difícil que puede ser la vida gay en Rusia, en especial viniendo de Barcelona, probablemente la ciudad más tolerante del mundo. Así que tomábamos precauciones. Nada de ir de la mano o a besos por la calle. Nos dábamos besos y abrazos por la mañana en el hotel, para que nos dure todo el día.

Gay Russia Petrof Palace

Sin embargo, nunca nos esforzamos en ocultar que somos pareja, es bastante obvio. No tuvimos ni un solo problema. En todos los hoteles nos dieron una cama, como solicitamos. Fuimos tratados profesionalmente en cada tren, avión, taxi y hotel. En realidad, la mayoría de rusos fueron muy amables con nosotros, sonrientes y sinceros. Con total tranquilidad nos sentábamos en restaurantes y cafés (¡la comida y las tortas son deliciosas!), a ver chicos y chicas lindos.

Gay Russia Moscow

Obvio que Moscú tiene una vida gay vibrante. Fuimos a un club fantástico (a los rusos les encanta bailar) y a un par de cafeterías. Caminando por las calles podíamos ver chicos y chicas gay. Es más, ¡en el metro vimos a una lesbiana muy bonita con una camiseta mandando al demonio al sistema! Petersburgo también cuenta con un par de discos y bares. En Krasnoyarsk nos hicimos amigos de una pareja, Dima y Andrey, y de Arseni. ¡Qué placer! Nos llevaron a todos lados, nos mostraron lugares únicos escondidos, ¡y fuimos de fiesta! ¡La hospitalidad rusa es de verdad!

Gay Russia Krasnoyarsk

En conclusión: Rusia es un paraíso para los amantes de la naturaleza, el sueño de todo arquitecto y un asalto a los sentidos. Después de dos meses, sentimos que apenas arañamos la superficie así que habrá que volver. No te pierdas al país más grande del mundo. No dejes que la propaganda te asuste. Un poco de precaución y un corazón abierto son suficientes. Y no demores mucho en ir. Con toda seguridad, un lugar así de increíble, será pronto una meca gay!

Gay Russia Matryoshkas

Las Majestuosas manzanas abiertas de Nueva Belgrado
Figueres y Teatro-Museo Dalí

Dejar un comentario