Lo mejor de Sichuan: Parques naturales, Pandas y el Gran Buda

Publicado en: RUTAS 0
*This post contains affiliate links. If you make a purchase through these links, we will earn a commission at no extra cost to you.

 

Si Xi’an es impresionante, Sichuan te vuelve loco. La provincia comparte lazos culturales y religiosos con su vecino, Tíbet, y es una de las regiones más auténticas de China. Para comprender cuan variada es hay que visitar sus montañas excepcionales, dos parques naturales y su moderna capital, Chengdu. Verás paisajes inolvidables, adorables pandas y al Gran Buda. ¡Sichuan es incomparable!

Área Escénica de Huanglong

Nuestro vuelo a Xi’an aterrizó en el medio de las montañas. No te olvides de pedir un asiento al lado de la ventana, las vistas desde el avión valen la pena. Saliendo de la terminal nos dimos cuenta que hay un parque nacional a un par de horas camino a nuestro hotel. Con un poco de ayuda de nuestro amigo Joe del sur de China contratamos un taxi para que nos lleve a los tres al Área Escénica de Huanglong.

El parque está a más de 3000 metros de altura. Eitan sufre de mal de altura, así que le compré una botella de aire fresco y subimos al teleférico para llegar a la cima. El ambiente es mágico: la nieve derritiéndose revelando terrazas llenas de agua. No se puede creer lo bonito que es el lugar, su belleza abruma. Nos rodea un paisaje lleno de colores: piedras negras, nieve blanca, árboles verdes, cerezas rosas y terrazas de travertinos de aguas cristalinas, todo bajo un cielo azul.

En medio de este sueño majestuoso se encuentran un par de monasterios tibetanos antiguos. Son bastante auténticos y están todavía en uso por la población local. Hay banderitas multicolores por todos lados, decorando piedras y árboles. También tiendas de dulces tradicionales, pero nadie te empuja a comprar nada, todo el mundo sonríe. No soy religioso, pero tengo que reconocer que el ambiente del lugar me transmitió paz.

Parque Nacional de Jiuzhaigou

Cansados pero eufóricos llegamos a nuestro hotel cerca de la entrada del Parque Nacional de Jiuzhaigou y en seguida nos dimos cuenta que estábamos en pleno paraíso natural. La aldea es completamente auténtica con calles estrechas y restaurantes y tiendas locales dentro de edificios extraños enormes. El valle de Jiuzhaigou es probablemente uno de los parques naturales más hermosos que he visto en mi vida.

Al entrar al parque tomas el autobús que te lleva hasta arriba y bajas caminando entre decenas de lagos, ríos y cascadas. El color del agua es increíble: parece de otro planeta, ¡miles de azules! Tuvimos mucha suerte de visitarlo a comienzos de la primavera, muy buen clima y pocos turistas así que caminamos solos algunas secciones.

Al día siguiente de visitar el parque nos quedamos en el pueblo descansando. Luego nos fuimos fuera de las rutas turísticas para pasar un día extra en la naturaleza. El Holiday Inn está situado frente a las montañas. Desde nuestro balcón podíamos ver las montañas nevadas y una manada de yaks pastando delante de nosotros. Sus camas son suaves y la comida excelente. Para mí, esta es la mejor forma de pasar un día en la naturaleza: súper cómodo con grandes vistas.

Giant Panda Research Base

Uno de los motivos por los que tienes que visitar Sichuan es para ver pandas. Al verlos sentí amor y vergüenza. Los seres humanos hemos llevado a estas adorables criaturas al borde de la extinción ¡Qué animal más estúpido somos! Hoy en día centros como la Giant Panda Research Base en Chengdu hacen un gran trabajo: rescatan pandas, los cuidan y los ayudan a reproducirse.

El centro es un oasis verde a las afueras de la ciudad lleno de plantas, pájaros, cisnes y un hermoso lago. Los pandas viven en condiciones naturales decentes y están bien cuidados. Hay áreas separadas para pandas adultos y jóvenes. Es muy gracioso verlos comer brotes de bambú: sentados en sus traseros, agarran la comida y ¡comen igual que nosotros! Vimos dos jóvenes jugando, empujándose uno al otro, mientras otro dormía plácidamente arriba de un árbol. Son unos trepadores fantásticos. También vimos pandas rojos pequeños y coloridos pavos reales cantando. No importa cuántas veces los hayas visto en la tele o dibujados, estas criaturas encantadoras te derriten el corazón. ¡Vas a querer abrazarlos y llevártelos a casa!

Chengdu, la capital de Sichuan

No sabía bien qué esperar de las megaciudades de China. Chengdu me impresionó bastante. Nuestro Hotel Sheraton Lido es perfecto para disfrutar la ciudad. El hotel queda caminando del centro y además el metro está en la misma puerta. Desde nuestra habitación se veía el perfil futurista de la ciudad. Las vistas de la piscina son aún mejores. Nos regalaron un ‘upgrade’ a una habitación del club, que incluye desayuno, ambiente elegante y un exquisito buffet por la tarde. Es genial ser Happy Frog Travels, ¡gracias Sheraton!

Esta imagen futurista es el resultado directo del impresionante crecimiento económico de China. Los bloques de barrios residenciales típicos de mediados del siglo XX están desapareciendo, dando lugar a rascacielos ultramodernos. Se puede observar la evolución del diseño arquitectónico: aquellos construidos hace más de diez años son un tanto básicos mientras que los nuevos tienen mucho mejor diseño. Las pocas manzanas antiguas que quedan todavía mantienen su carácter distinto, con calles estrechas repletas de coches y motos, y tiendas y restaurantes ocupando las aceras. El centro moderno cuenta con tiendas caras de todo el mundo, pero han sabido mantener suficiente espacio público. A diferencia de Bangkok y Hanói, hay aceras y grandes bulevares peatonales así que la gente disfruta de su ciudad.

Tres zonas peatonales en particular son un paraíso para los amantes del shopping y la comida. Chunxi Road es moderna y llena de rascacielos y tiendas de lujo. Kuanzhaixiangzi y Jinli ofrecen una atmósfera más íntima y tradicional. Salimos de copas por Kuanzhaixiangzi por la noche. La calle está repleta de bares con música en vivo y jóvenes urbanitas chic. Por eso es siempre recomendable llevar algo de ropa buena: ¡te puedes mezclar con los locales sin parecer un turista fuera de lugar! Al lado de Jinli hay un parque lleno de bambú con un bonito templo perfecto para un paseo vespertino.

Gran Buda de Leshan

Para visitar la estatua de Buda más grande del mundo es mejor tomar un tren rápido a Leshan y luego un taxi. El viaje entero dura 1,5 horas. Esta fue la primera vez que experimentamos el lado negativo del turismo. El Gran Buda, el paisaje y las vistas impresionan, pero el número de visitantes espanta. ¡El turismo masivo no mola!

Mientras bajábamos las escaleras con vistas directas al Gran Buda nos dimos cuenta que podríamos estar atrapados ahí por horas. ¿Cuál es el punto de ver algo si no puedes disfrutarlo? Así que salimos rápido de allí y paseamos por las zonas verde menos concurridas. Ninguna queja: pudimos contemplar al Gran Buda desde la plataforma superior. Terminamos nuestra ruta por Sichuan con el corazón contento.

Happy Frog Travels organiza viajes personalizados a China incluyendo a Sichuan. Contáctanos AQUÍ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.