Cinco meses en Asia con equipaje de mano

Publicado en: HISTORIAS 0
*This post contains affiliate links. If you make a purchase through these links, we will earn a commission at no extra cost to you.

 

Five months in Asia - Cinco meses en AsiaCuando E sugirió visitar el Sudeste de Asia esta primavera, pensé que iba a tener un infarto. Mi primera respuesta fue que estaba fuera de lugar. Los últimos meses los habíamos pasado organizando nuestro viaje a América del Sur, y el cambio de planes tan sólo unas semanas antes requería de una preparación mental completa. Ya había conseguido libros sobre Argentina y Brasil, y en mi mente estaba explorando la selva tropical brasileña y la loca vida nocturna de Buenos Aires. Sin embargo, al día siguiente le dije que me parecía bien y que deberíamos comprar billetes.

Los preparativos no tardaron mucho. Sólo tuvimos un mes entre la compra de billetes y el vuelo a Bangkok. Como no planeamos todos los detalles antes del viaje, básicamente se trató de organizar el alquiler del piso, la fiesta de despedida y preparar el equipaje. Y esa fue nuestra primera discusión. Mientras que E insistía en que había que llevar sólo un equipaje de mano por persona, yo estaba seguro que llevar un montón de ropa era necesario. Total, viajes es igual de importante que estar guapo en casa. ¡Que equivocado estaba! Llevar tan poco no sólo nos ahorró un montón de problemas, vivimos de un lugar a otro, sino también bastante dinero en billetes de avión.

Y llegó el día, 9 de marzo. Todavía recuerdo ese día. Me desperté antes de ir al aeropuerto, y justo al abrir la página de noticias de mi teléfono móvil salió la noticia del avión MH370 de Malaysian Airlines, que fue declarado desaparecido. ¡Vaya comienzo! Era mi primer vuelo intercontinental y tenía muchas ganas de irme, pero esta noticia me preocupó un poco.

La llegada a Bangkok fue divertida. El enorme aeropuerto de Suvarnabhumi causó una gran impresión y la molestia por el control fronterizo por el hecho de que E no tenía el sello de vacunación contra la fiebre amarilla simplemente nos indicaba de que no estamos hablando de un lugar serio. Después de unos minutos de persuasión le dieron el sello de acceso, sin ser vacunado, a pesar de que viene de una zona de riesgo. Cabe decir que los argentinos son bastante persuasivos. Entrar en el taxi que olía a humedad nos despertó de un medio sueño y sabíamos que estábamos en Asia. Salimos de Europa a finales del invierno, pero la temperatura en Bangkok superaba los 40 grados. Estábamos llenos de emoción, y a la vez agotados de un largo vuelo y un clima extremadamente cálido.Asia - Vang Vieng

Tailandia fue el destino más popular en nuestra lista, por lo que francamente no teníamos grandes expectativas. Aun así, nos quedamos sorprendidos por la cantidad de patrimonio cultural y paisajes magníficos. Bangkok es una ciudad extraordinaria que ofrece literalmente todo. Las antiguas ruinas de Sukhothai y Ayutthaya muestran la gloria de diferentes reinos y ciudades antiguas como Chiang Mai y Lampang dan una idea de cómo es la Tailandia tradicional. La mayor sorpresa, sin embargo, fue la cantidad de montañas de piedra caliza levantándose sobre la llanura en las regiones de Surat Thani y Krabi hasta la isla de Phuket.

Nuestro plan original de ir hacia el norte, después de visitar Bangkok, fue alterado por la sugerencia de un amigo de visitar la isla de Samui. Y ese fue uno de los mayores fallos de todo el viaje. La isla está sobre construida, las playas sucias como al igual que el resto de Tailandia y la zona de la playa principal está llena de prostitución, basura y ruido. Las fiestas son intensas, pero no divertidas, la gente está demasiado borracha o drogada y la playa es regular. Después de ver el resto del país, estoy bastante convencido de que es un lugar que hay que evitar.

Una de las pocas cosas que estábamos seguros antes de iniciar este viaje fue que queríamos visitar los ‘4 países del rio Mekong: Tailandia, Camboya, Vietnam y Laos. Es una ruta relativamente fácil y todos los destinos principales, se pueden visitar casi completamente en autobús o en tren sin largas horas de viaje. La idea original era visitar sólo esos cuatro países. Pero ya que nos gusta cambiar a último momento, decidimos invertir los tres últimos, visitando Laos directamente después de nuestra aventura al Norte de Tailandia.

Aunque culturalmente y lingüísticamente cercano a Tailandia su vida cotidiana es muy diferente. En Laos casi el 80% de la población se dedica a alguna forma de agricultura. La ausencia de grandes ciudades también significa la ausencia de pesado tráfico, el ruido y la contaminación. De hecho Laos es sobre la naturaleza, y unos pocos tesoros arquitectónicos budistas hermosos.

Asia - Luang PrabangYa que el viaje iba a durar casi 5 meses, decidimos acceder a Laos desde Bangkok tomando el avión hasta la ciudad norteña de Udon Thani, y cruzar el Puente de la Amistad para llegar a Vientián con unas furgonetas organizadas por la compañía aérea. La mayoría de los ciudadanos del mundo necesitan visado para entrar, pero el mismo se puede obtener en la frontera con una pequeña cantidad de dinero. Aquí es donde nos hicimos amigos con un chico australiano simpático, que luego resultó ser un narcotraficante.

Laos tiene una forma peculiar: se ve como una estrella fugaz, cuya parte sur o «cola» grande está un poco lejos de la cabeza, y si tienes que hacer un viaje circular alrededor de la región, lo más probable es que tengas que evitar el sur. Eso significa que visitarás la capital Vientián, las hermosas montañas de piedra caliza en Vang Vieng y la mítica ciudad de Luang Prabang.

Al llegar a Laos fuimos sorprendidos por el tamaño de todo. En Bangkok, los hoteles son altos, los templos son grandes, las calles son anchas y llenas de tráfico. En Vientián no hay rascacielos, los templos son modestos, y el tráfico es ligero. Eso hace que el ambiente sea más relajado, y ya que no es un país muy turístico su gente es más amable, acogedora, y en general más interesada en charlar e intercambiar experiencias. Tal vez hasta los turistas que visitan Laos sean más amables. Incluso tuvimos la suerte de conocer una encantadora pareja noruega con la que continuamos viajando durante casi dos meses.

Debido a falta de conexiones adecuadas tuvimos que saltar el extremo norte de Laos, volando a la capital vietnamita. Aunque tiene un paisaje precioso, las carreteras siguen en mal estado y las distancias son considerables, por lo que un viaje en autobús a casi cualquier parte puede durar horas.

Ahora, Vietnam fue una historia diferente. Aunque políticamente bastante similar a su vecino más pequeño, en términos de población,Asia - Hanoi todo es diferente. Es un país superpoblado a nivel preocupante. Varias ciudades grandes y dos enormes aglomeraciones caóticas, Hanói y Ho Chi Minh, donde incluso cruzar una calle es un desafío. Las condiciones climáticas, por otro lado, son mucho más favorables. Mientras que la mayor parte del sudeste de Asia tiene clima muy caluroso de marzo a junio, el norte de Vietnam goza de un clima más suave, aunque a menudo acompañado de lluvias ligeras.

Vietnam es un país que tiene mucho que ofrecer: la comida que es posiblemente la mejor de toda la región, fascinantes ciudades antiguas, hermosas montañas, playas bonitas, y por supuesto, la Bahía Ha Long. La mayoría de los viajeros independientes, como nosotros, prefieren descubrir todo por cuenta propia, pero en Vietnam no siempre es posible. Si deseas pasar unos días en la famosa bahía, tienes que reservar un viaje organizado. La mayoría de los hoteles y agencias de viajes en Hanói te lo organizan sin mucha molestia, pero la organización en sí es bastante ridícula.

A lo largo de la excursión el anfitrión hará lo que sea para que se convierta en tu ‘mejor amigo’, así que si eres introvertido, tímido, o simplemente prefieres disfrutar del paisaje en silencio, prepárate. Además, si te gusta dormir mucho, tener tiempo libre para explorar y descansar, olvídate. El sistema de organización tipo militar se asegura de que estés listo todos los días a las 7 de la mañana, esperando en una cola para disfrutar de las bellezas del turismo masivo. Y no necesito mencionar que la gestión de residuos es casi inexistente, por lo que puedes imaginar cómo está el mar. Suerte que pudimos más o menos ignorar todo eso y simplemente disfrutar del fascinante paisaje.

Ciudades como Hanói, Hue y Hoi An son verdaderas joyas arquitectónicas, que contienen algunos de los mejores ejemplos de la arquitectura tradicional de Asia, mientras que la Ciudad de Ho Chi Minh City (junto con Hanói) tiene unos excelentes ejemplos de arquitectura colonial francesa. Pero si estás cansado de callejear por las ciudades y quieres ver algo diferente, entonces la playa de la Asia - Sihanoukvilleciudad de Nha Trang es el lugar correcto. No sólo que puedes llegar allí sin muchos problemas, sino también podrás ver la interminable clase media rusa que se divierte bailando con su propia música extraña, y degustando la comida rusa, como si no les importara conocer a Vietnam en absoluto. La historia es todavía más extraña cuando te das cuenta de que muchos hoteles tienen tablas en ruso que indican que las personas no deben robar comida, mientras que la versión en inglés sólo sugiere respetar las reglas del hotel.

Tan pronto entres en Camboya, te das cuenta que es un lugar diferente. La gente es más relajada, paciente y sonríe a menudo. Esto puede sonar extraño teniendo en cuenta su triste pasado de ‘hace no tanto tiempo’. Pero así es como son los camboyanos: hospitalarios, amables y simpáticos. Si tuviera que elegir mi país favorito en la región, Camboya sin duda sería el lugar. Puede que no tenga tantos lugares increíble para visitar como Tailandia o Vietnam, pero esos pocos importantes junto con el estado de ánimo relajado, común incluso para la gran capital de Nom Pen, son más que suficientes para poner Camboya entre los primeros destinos de tu lista de viajes.

Nom Pen es un buen punto de partida para el resto del país. Es una ciudad agradable, relajada, con una buena selección de hoteles, restaurantes, y, finalmente, buenos lugares para salir de fiesta. Para nosotros fue un refugio de problemas inesperados que nos ocurrieron durante nuestra visita a Malasia e Indonesia, por lo que consideramos que es un lugar muy especial. Las playas de la región de Sihanoukville son simplemente increíbles, sin demasiado turismo y bastante limpias. Y dos islas cercanas, Koh Rong y Koh Rong Sanloem, me atrevo a decir, poseen una de las playas más idílicas del mundo.

Pero las joyas de la corona de todo el sudeste asiático son los fabulosos templos de Angkor Wat, cerca de Siem Reap. Más de un millar de templos construidos entre el siglo noveno y el décimo quinto en un área de 400 kilómetros cuadrados. Muchos de ellos se encuentran en un buen estado y están abiertos al público. Aparte de eso, el centro de Siem Reap tiene arquitectura colonial agradableAsia - Malacca que acoge el mercado central grande, algunos restaurantes y cafés y el mejor espectáculo de transformistas de la región. Te recomiendo visitar Camboya lo antes posible, ya que se está convirtiendo en un destino mega turístico.

Los siguientes países que visitamos no nos impresionaron tanto. Malasia es sin duda el país más rico de la región, si descontamos Singapur, sin embargo me parece que no ha invertido todo el dinero del petróleo en la dirección correcta. La desigualdad está en todas partes. Es muy común ver parejas ricas que entran a centros comerciales brillantes en Kuala Lumpur, con un marido que lleva ropa cómoda de verano, mientras que la mujer está cubierta tan profundamente que ni siquiera puedes ver sus ojos. Muy a menudo, compran joyas de oro, comen en un restaurante de comida rápida, pero no se puede decir que están haciendo mucho ejercicio. De hecho, la ciudad no está hecha para caminar o andar en bici. Al lado de altos lujosos rascacielos hay chabolas que se pueden fácilmente desde el techo del edificio más alto de Malasia: las Torres Petronas. Parece que las inmensas inversiones de capital en el país, hicieron que la gente perdiera el contacto con la hospitalidad; todo es un poco formal y sin corazón. Malaca es un poco diferente, ya que es mucho más pequeña, pero aún no posee la relajante atmósfera de Tailandia o Camboya.

Singapur es bastante parecido. Uno esperaría encontrar valores modernos en una ciudad / país tan económicamente poderoso, pero ese no es el caso. La arquitectura moderna es espectacular, y la arquitectura colonial completamente restaurada, sus calles están limpias y el transporte público funciona bien. Sin embargo, la ciudad es sin alma y los derechos humanos son casi inexistentes.

Indonesia no es muy diferente tampoco. No llegas a ver la cantidad de burkas como en Malasia, la gente parece ser más amable y parece ser un país más tradicional y auténtico. Pero los altos precios del alcohol, extensas multas para cualquier tipo de uso de drogas y el bloqueo de muchos sitios web te hacen pensar dos veces. Yakarta es una ciudad bastante difícil, llena de contrastes. La parte Asia - Borobudurnorte poblada de barrios marginales, mientras que el sur por torres de oficinas de lujo, hoteles caros y grandes centros comerciales. Hay muy pocos hitos arquitectónicos e incluso los mejores (la ciudad vieja) están completamente abandonados. El clima y la contaminación son insoportables.

Yogyakarta en el este de Java es un caso algo diferente. Varios palacios conservados de la antigua ciudad, cafés y restaurantes, y los nuevos graffiti son algunos de los motivos para visitar esta auténtica ciudad. Aparte de eso, uno de los mejores monumentos budistas e hindúes de la región se encuentra a sólo unos kilómetros.

El problema más grande de Indonesia es la superpoblación. Si quieres ver la naturaleza puedes viajar durante horas antes de que el área construida se abra a campos y bosques densos. Y esa es la mayor pena de Indonesia. Los edificios están en todas partes y la naturaleza no es fácilmente accesible.

El ejemplo típico es la hermosa isla de Bali, donde puedes tardar horas antes de salir de la zona urbana y entrar a los paisajes emocionantes con numerosos templos. Cada casa en Bali tiene su propio templo, que no es un modelo simple de arcilla como en los países budistas, sino un verdadero templo, con la arquitectura local especial. A pesar de todo eso, no te puedes relajar en un lugar donde los turistas constantemente quedan envenenados por el alcohol mezclado con metanol, o afectados por las motos, a cuyos conductores no les importa mucho la vida humana. El glamour y la pobreza se mezclan tan mal en Bali, que hasta el más insensible no puede ignorarlo. Un hotel lujoso se encuentra junto a aguas residuales abiertas, con olores muy fuertes, y los obreros sin equipos adecuados y aspectos como si no hubieran comido durante mucho tiempo.

Indonesia fue el punto de inflexión de nuestro viaje. Durante todo el período estaba trabajando a través de mi ordenador portátil, así que tener una buena conexión era esencial. Ese fue el principal motivo por el que decidimos escapar de Indonesia y saltar las Filipinas, ya que numerosas fuentes señalaron que ahí escasea la electricidad. Así que después de pensar un poco, decidimos volver a nuestra querida Camboya por una semana para descansar. Fue entonces cuando acordamos que E iba a visitar Birmania una vez más. ¡ParaAsia - Mount Popa mí fue como un sueño hecho realidad!

Birmania fue el primer país aislado que había visitado en años, por lo que los preparativos eran necesarios a fin de evitar problemas posibles. Pero gran parte de lo que leímos en Internet no era verdad. Supuestamente no había cajeros automáticos, escasa conexión a Internet, y todo increíblemente barato. Resultó ser todo lo contrario: los precios de los hoteles se dispararon en los últimos años, especialmente en Rangún, cajeros automáticos por todas partes, e incluso las casas de cambio ahora ofrecen un buen precio. El único problema menor fue la relativamente mala conexión a Internet, pero por suerte me tomé dos semanas de vacaciones.

Rangún es una ciudad espectacular. La gente todavía usa sarong tradicional, los hombres mastican betel y luego escupen en la calle, los autobuses son muy viejos y los revisores invitan gente a entrar por la puerta abierta. Por la noche no hay luces en la calle, y algunas están tan vacías, los niños aprovechan para jugar el fútbol en ellas. La arquitectura es un espectáculo, pagodas de oro se mezclan con hermosas áreas verdes residenciales y elegantes edificios coloniales británicos que se caen a pedazos. Es probablemente la ciudad más bella de la región, y seguramente la más auténtica.

Bagan al norte, un impresionante grupo de más de mil templos en una llanura, está sorprendentemente omitido de la lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Estamos hablando de la misma ONG que está gastando 80 000 USD al mes en alquiler de oficinas en el centro de Rangún. Con su belleza y tamaño, puede que coincida con las ruinas de Angkor en el norte de Camboya, pero su falta de turismo es una señal de que tienes que ir, ahora. Para completar el panorama, encontramos un hermoso hotel palacio en el medio del bosque, justo al lado de los monumentos por un precio decente. Visitar los templos en una bicicleta eléctrica o regular fue una experiencia memorable.

5 meses en Asia Railay beach, ThailandEl último lugar en nuestra lista era la ciudad de Mandalay, el tema para el famoso poema escrito por el escritor británico Rudyard Kipling, que nunca visitó. Gracias al auge de la construcción impulsada por el capital chino, está perdiendo rápidamente su identidad, pero vale la pena visitar los hermosos templos antiguos y las viejas capitales cercanas. Justo antes de llegar allí, se había producido un incidente entre las comunidades musulmanas y budistas, por lo que las autoridades decidieron introducir el toque de queda. Los lugares cerraban a las 19:00, con prohibición total de abandonar las casas a partir de las 21:00. Eso fue lo último que necesitábamos después de todo lo que pasamos en nuestra aventura de cinco meses.

El sudeste asiático es un destino excelente, la gente es agradable y hospitalaria, moverse es fácil, hay un montón de tesoros arquitectónicos y hermosos paisajes y la comida es deliciosa. Viajar durante cinco meses no es una tarea fácil, pero al estar rodeado de gente tan amable y servicial todo se vuelve mucho más fácil. Me gustó tanto que tuve que abrir esta página de viajes. Espero que te inspire a que visites esta región increíble, y estoy seguro de que encontrarás algo interesante en estas líneas.

Cinco meses en Asia con equipaje de mano

collage - 5 months in Asia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.