No hay nada como Pekín

Publicado en: GUÍAS 0
*This post contains affiliate links. If you make a purchase through these links, we will earn a commission at no extra cost to you.

 

Ciudad de contrastes

A mi me gusta imaginar mis futuros destinos, pero ninguno de mis sueños me preparó para Pekín. A diferencia de Shanghái, internacional y cosmopolita, la ciudad es muy china. Pekín es monstruosamente grande y a la vez hermosa e inocente. La Ciudad Prohibida (hoy museo del Palacio) es la máxima joya de la China Imperial, mientras que los ‘encantadores’ Hutongs* hablan de la vida no tan palaciega de la gente común. Para el emperador 72 hectáreas y 980 palacios y edificios; y para la gente común, calles angostas, hacinamiento y baños compartidos. ¡No es de extrañar que el Imperio colapsara!

Pekín es la única ciudad importante de China donde todavía existen barrios de casas en el mismo centro de la ciudad. Afortunadamente, las autoridades chinas no permiten que edificios altos eclipsen el palacio. Por ello, el área que lo rodea está llena de árboles y flores. Esta hermosa area verde, con lagos y canales, contrasta con el terreno seco del palacio. Es más, la ciudad entera está llena de árboles hermosos y parques. Tuve la suerte de estar en primavera y disfrutar de un festival de flores multicolores floreciendo.

¿Qué pasa con el centro de la ciudad?

Es muy difícil definir el centro de la ciudad. La Ciudad Prohibida es el centro geográfico e histórico, pero dónde está el corazón de la Pekín contemporánea? La respuesta es un poco complicada. Muchos consideran a la calle peatonal Wangfujing como el punto de encuentro de locales y visitantes. Está cerca del Palacio, pero carece de contenido (muchos centros comerciales), y se encuentra desierta por la noche. Alrededor de la calle Quianmen hay más acción pero tiene un carácter pueblerino, no digno de una capital moderna. La calle Nanluoguxiang es demasiado local y al área de Guomao le falta personalidad. La famosa y gigantesca Plaza de Tiananmén es de acceso restringido, abierta de día sólo para el turismo.

Me dio la impresión que Pekín no cuenta con un centro donde sus habitantes se reúnan a conversar, pasear y divertirse. La ciudad tiene varios complejos históricos impactantes , parques hermosos, zonas peatonales, centros comerciales y una Zona de Arte. Cada uno atrae a distinta gente y por motivos diferentes. Una ciudad altamente descentralizada con sitios extraordinarios. En Pekín las manifestaciones públicas están prohibidas. Quizás es por esto que no hay un centro propiamente dicho? También podría ser por las particularidades históricas de su desarrollo, quien sabe.

Donde alojarse en Pekín

Debido al tamaño de la ciudad, decidimos quedarnos en dos lugares distintos. Primero cerca de la calle Wangfujing, a poca distancia de la Ciudad Prohibida, y luego en la zona comercial de Guomao.

Nuestro primer hotel fue el único error durante los 2 meses que estuvimos en China. Supuestamente 5 estrellas, de propiedad china, tiene una ubicación privilegiada pero el servicio es terrible. Pedimos claramente una habitación para no fumadores, pero nos asignaron una que apestaba a tabaco. Amablemente reclamamos y pedimos una habitación con orientación norte, y así poder ver la Ciudad Prohibida. Fue imposible, nos cambiaron a una sin vista. Lo peor estaba aún por llegar: ¡El hotel estaba construyendo su propio aparcamiento subterráneo! El ruido era infernal, pasamos toda la noche en vela. Gracias a hotels.com, nos cambiamos al hotel Crowne Plaza donde la pasamos de maravilla. ¡Los privilegios de ser clase dorada!

En Guomao nos quedamos en el Wanda Wanda Sofitel. Fantástico lugar y servicio a la altura. Nosotros somos muy pesados con las vistas, son esenciales para disfrutar de un viaje. Así que nos cambiamos de habitación para poder disfrutar de las dos caras del hotel. El hotel está al lado del famoso edificio CCTV y de China Zun, la torre más alta de Pekín (actualmente en construcción). El lobby del hotel tiene techos altísimos y decoración china lujosa y la enorme piscina es perfecta para descansar después de un largo día recorriendo la ciudad. La ubicación no estaba nada mal, el metro 1 llega en 15 minutos directo a la Ciudad Prohibida.

Lugares históricos

Los lugares históricas de Pekín son verdaderamente increíbles. La Ciudad Prohibida abarca la más grande colección de edificios antiguos de madera del mundo. Fue el hogar de las dinastías Ming y Qing durante casi 500 años, y ahora es un Museo. Famélicos esclavos cargaban al emperador y a su 3km hasta el Templo del Cielo para pedir buenas cosechas.

Hay hordas de turistas, demasiados. Yo seguí el camino central, pero Eitan (el muchacho realmente tiene problemas con las multitudes) se fue solo siguiendo el perímetro, bajo los arcos. Dice que pudo sentir la majestuosidad del lugar. No olvides llevar tu pasaporte, es necesario para comprar la entrada al Museo del Palacio.

A noroeste de Pekín está el Palacio de Verano, un jardín imperial obra maestra del paisajismo chino. Es una magnifica combinación de colinas, ríos y lagos con pabellones, palacios y templos. Al igual que la Ciudad Prohibida y el Templo del Cielo es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Otro lugar que no te debes perder es el hermoso Templo de Jonghe (Templo de Lama), una muestra alucinante de arte chino y tibetano. El barrio es ideal para perderte entre sus templos (busca las Torres de Campana y Tambor). Están escondidos entre la zona residencial de Dongcheng llena de Hutongs atmosféricos. El más famoso de ellos es la calle Nanluoguxiang, con buena comida y café.

Otros puntos de interés

Otros dos lugares me impresionaron: el complejo deportivo que albergó los Juegos Olímpicos de 2008 y el Distrito Artístico 798. Seguramente viste el National Stadium y el National Aquatics Center en la tele. El espacio que los rodea es igual de increíble. Estuvimos toda la tarde paseando por el inmenso paseo peatonal, disfrutando de pequeñas plazas y del lago central, esperando la noche, cuando todo se ilumina maravillosamente. La Antorcha Olímpica parece una nave espacial, bastante abstracta y monumental.

El lago lleno de plantas aporta un toque natural a la zona y las aberturas que conducen a las estaciones de metro dinamizan un espacio ya de por si dinámico. Han prestado atención a cada detalle: bancos, cubos de basura, macetas, escaleras, cercas, pérgolas, todo con buen gusto. Incluso hay interpretaciones contemporáneas de las tradicionales Torres de Campana y Tambor

El Distrito Artístico, por otro lado, parece improvisado. Se encuentra en el terreno de una antigua fábrica, una súper-manzana enorme atravesada por pequeñas calles, cada una de carácter distinto. El concepto es muy interesante, pero hay demasiadas tiendas y restaurantes. Probablemente el mejor lugar en la zona es la gran plaza frente a una planta de Volkswagen.

¿Qué hace Volkswagen allí, además de mentir y engañar para contaminar al mundo? Parece que el lugar fue una fábrica militar de cuando Alemania Oriental y China eran amigos. Pensando en ello, la antigua República Socialista alemana fue el puente perfecto para el desembarco Chino de la Alemania capitalista. Aunque hay demasiados coches, ruido y contaminación el lugar merece una visita; es sin duda la mejor exhibición de la escena artística china.

Cerca de Pekín – La gran muralla

Simplemente no puedes dejar Pekín sin visitar la Gran Muralla. Es la única estructura hecha por el hombre que se ve desde la Luna (mentira). Seguramente la has visto miles de veces. Bueno, la Muralla es uno de esos lugares que superan cualquier pantalla de televisión y cine. Badaling queda más cerca de la ciudad, así que hay demasiada gente. Nosotros elegimos pasar dos noches en Mutianyu, un poco más lejos. Nuestro hotel se encuentra en un pequeño pueblo entre las montañas. La primera noche subimos a la colina y disfrutamos solos de una preciosa puesta de sol.

Mutianyu resultó ser un lugar fantástico. No te voy a mentir diciendo que no había turistas. Había un número razonable pero la mayoría se va temprano en sus buses. Por eso vale la pena dormir cerca, así te puedes quedar en la muralla hasta el final. Si bien se puede subir a a pie, nosotros decidimos usar el teleférico. Caminamos más de 4 horas por arriba y abajo de la Muralla y entramos a muchas torres. Casi nos rompimos las rodillas subiendo y bajando felices. El día empezó nublado, pero por la tarde apareció el sol y vimos a Pekín a la distancia. Regresamos caminando por las escaleras a través del bosque y disfrutamos de un café solos mirando la muralla. Luego cogimos un autobús local hasta nuestro hotel donde tuvimos otra noche tranquila. El Flower Yard es pequeño y cómodo, atendido por una pareja de chinos inteligente, divertida y muy amable. Gracias!

No hay nada como Pekín

Nada puede prepararte para Pekín. Hay atascos, contaminación, ruido, demasiados turistas y hasta tormentas de arena (una muy fuerte llego desde Mongolia al día siguiente de partir). Nada de eso importa, el lugar es demasiado hermoso y sus sitios históricos no tienen comparación. Son testamento de una de las civilizaciones más grandes del mundo. Esta misma civilización está reviviendo, con arquitectura e infraestructura contemporánea impresionante.

Al igual que en el resto de China, la gente es encantadora, amable y siempre dispuesta a ayudarte. Nos sentimos seguros y no tuvimos ningún problema. La comida en Pekín merece un aparte. Cuentan con excelente comida china y muchos restaurantes y cafés occidentales. Además hay librerías que venden libros en otros idiomas. Pekín es sin duda una de las ciudades mas lindas, increíbles y placenteras del mundo. ¡Imprescindible!**

* Los mejores Hutongs están entre el Templo de Lama y las Torres de Campana y Tambor (rodeando la calle Nanluoguxiang) y los que están cerca de la calle Quianmen.

** Si dispones de unos días extra, no dejes de ir a la Ciudad Antigua de Pingyao. A tan solo 4 horas en tren rápido desde Pekín. Esta milenaria ciudad amurallada parece sacada de un cuento. Nosotros pasamos 3 fantásticas noches en el hotel City Wall Old House – Ji Residence.

Happy Frog Travels organiza viajes personalizados a China incluyendo Pekín. Contáctanos AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.