Art Nouveau: Modernismo Catalán en Barcelona

Publicado en: Sin categorizar | 0

El Modernismo Catalán es un movimiento artístico importante que reinó en Barcelona a finales del siglo XIX y principios del XX. Alcanzó sus mayores logros en arquitectura, diseño y en artes decorativas. A pesar de introducir diseños revolucionarios, es un estilo tradicional en su esencia. Principalmente, los edificios modernistas cuentan con dos dimensiones y con una decoración excepcional por encima de la función. Sus formas son dinámicas, los motivos decorativos son orgánicos y la asimetría está presente en todos lados. Se pone especial atención al detalle y al uso de colores y materiales.

Art Nouveau en Europa

A nivel internacional el movimiento fue conocido como el Art Nouveau, aunque ese nombre se atribuye a Francia y Bélgica. En Austria-Hungría se llamó Sezession, en Alemania Jugendstil, en los Países Bajos Nieuwe Kunst, y en Italia Floreale. Todos estos movimientos comparten los principios decorativos antes mencionados, pero cada uno fue inspirado por su propia influencia cultural. La arquitectura del modernismo catalán fue especialmente influenciada por la arquitectura gótica y morisca.

Modernismo Catalán en Barcelona

En Cataluña el modernismo catalán fue promovido por la burguesía que quiso mostrar su riqueza a través de obras maestras arquitectónicas ricamente decoradas. Además, el modernismo les dio una sensación de modernidad a la vez que posibilitó la expresión de su identidad nacional. El estilo se extendió por toda Cataluña e incluso por el resto de España, siendo Barcelona donde tuvo su mejor representación. Se erigieron cientos de edificios modernistas por toda la ciudad, la mayor parte de ellos en terrenos importantes dentro del distrito más grande de Barcelona, l’Eixample, que florecía en aquel momento.

Estos son nuestros edificios Modernistas favoritos. Puedes visitarlos por tu cuenta.

1. Palau Güell

Carrer Nou de la Rambla, 3 – 5

Arquitecto: Antoni Gaudí

Casa Museo. Abierto al público.

El palacio fue construido como residencia del magnate industrial Güell, quien vivió allí con su familia hasta que se mudaron al Park Güell. Es el primer edificio completamente modernista de Gaudí y cuenta con elementos típicos como chimeneas de colores y adornos de hierro. Para él era un encargo tan importante que dibujó 25 distintas fachadas. El edificio está diseñado para que los invitados importantes puedan entrar directamente con sus carruajes de caballos. Desde la entrada principal los caballos bajaban a la cuadra subterránea, mientras que los invitados entraban a la sala de recepción excepcionalmente decorada.

2. Palau de la Música Catalana

Carrer Palau de la Música, 4 – 6

Arquitecto: Lluís Domènech i Montaner

Sala de Música. Abierto al público.

Construido para el eminente Orfeó Català el Palau fue parcialmente financiado por los barceloneses ricos. A diferencia de la mayoría de los edificios modernistas, su estilo es funcional, sin olvidarse de la importancia de la decoración. La pieza central del Palacio es la majestuosa sala de conciertos cubierta por una impresionante cúpula de cristal. Las numerosas esculturas que decoran la sala están inspiradas en la mitología antigua y en elementos de la música clásica y popular. Una gran escultura conocida como “La Canción Popular Catalana” que representa a la gente de Cataluña domina la fachada de ladrillo rojo.

3. Casa Lleó Morera

Passeig de Gràcia, 35

Arquitecto: Lluís Domènech i Montaner

Edificio Residencial. Cerrado al público.

El lado izquierdo del Passeig de Gràcia entre Consell de Cent y Aragó está lleno de edificios modernistas. El primero que verás caminando desde la Plaza Cataluña es la Casa Lleó Morera. El arquitecto se encargó de una reforma integral de la casa, incluyendo la fachada con varios balcones de piedra y un interior nuevo. La fachada y el entresuelo tienen una decoración muy elaborada. Fíjate en las alegorías a distintos inventos del Siglo XX y en las muchas moras que hay en la fachada que aluden al apellido Morera. Para agregar el pequeño templete en la azotea se requirió un permiso especial.

4. Casa Amatller

Passeig de Gràcia, 41

Arquitecto: Josep Puig i Cadafalch

Instituto. Abierto al Público.

No muy lejos del edificio anterior, en la misma manzana, encontramos la Casa Amatller, otra reconstrucción completa. La fachada nueva tiene influencias Románicas, Góticas, Renacentistas y Barrocas. Fíjate en las ventanas que no están alineadas verticalmente y en la composición ligeramente asimétrica. En el último piso se instaló un estudio de fotografía. Como de acuerdo a ley el estudio tenía que estar separado del edificio, el techo es escalonado. La fachada está decorada con esgrafiado blanco y rojo, azulejos cromados, carpintería verde, herrería negra y piedra gris.

5. Casa Batlló

Passeig de Gràcia, 43

Arquitecto: Antoni Gaudí

Edificio Residencial. Abierto al público.

La familia Batlló compró el edificio en 1900 y contrató a Gaudí para que lo rediseñe. Gaudí también diseñó el edificio original, pero en un estilo clásico, más conservador. Entre sus muchas innovaciones destacan tres: la apertura de la planta baja y la planta principal, la fachada de colores con balcones característicos y el techo abovedado con una extraña torre en forma de una criatura parecida a un dragón. A pesar de estos elementos importantes, Gaudí no comprometió la funcionalidad del edificio. Se prestó especial atención a la iluminación y ventilación. Es el primer proyecto de Gaudí sin líneas rectas.

6. Casa Xina / Ferran Guardiola

Carrer de Muntaner, 54

Arquitecto: Juan Francisco Guardiola Martínez

Edificio Residencial. Cerrado al público.

El edificio más peculiar de este grupo es la Casa Ferran o Casa Xina (China). Mezcla el modernismo tardío con el art deco. La construyeron tres hermanos Guardiola, quienes necesitaban una casa cuando se mudaron de Valencia a Barcelona. Sus innumerables viajes por el mundo influenciaron el diseño. Así, verás columnas iónicas en la planta baja, decoraciones asiáticas en los pisos superiores y elementos árabes por todos lados. Quizás sea la abundancia de decoraciones lo único que comparte esta casa con el resto de edificios del modernismo catalán.

7. Casa Sayrach

Avinguda Diagonal, 423 – 425

Arquitecto: Manuel Sayrach i Carreras

Edificio residencial. Cerrado al público.

La Casa Sayrach fue uno de los últimos edificios modernistas. Fuertemente influenciado por Gaudí mantiene una anatomía muy reservada, con la ausencia de colores y el uso limitado de materiales. A excepción de detalles menores, el exterior no tiene mucha decoración. En cambio, es la forma del edificio lo que le da elegancia. Una torre alta domina la fachada, el primer piso es continuo y el techo curvo está evidentemente inspirado en Gaudí. Por otro lado, el interior está profusamente decorado con elementos orgánicos como animales marinos, conchas y huesos.

8. Casa Vicens

Carrer de les Carolines, 20

Arquitecto: Antoni Gaudí & Joan Baptista Serra de Martínez

Casa Museo. Abierto al público.

La primera obra maestra de Gaudí fue la casa de verano de la familia Vicens. El proyecto original era una casa pequeña adosada al edificio grande a la derecha. En 1925 se demolió ese edificio y el arquitecto Joan Baptista Serra de Martinez amplió la casa en el mismo estilo original. Esta es la primera vez que Gaudí utilizó elementos decorativos modernistas como cerámicas de colores, acero curvo y chimeneas coloridas en el techo. El jardín original era mucho más grande e incluía una cascada, fuente y un mirador.

9. Casa Fuster

Passeig de Gràcia, 132

Arquitecto: Lluís Domènech i Montaner

Hotel. La terraza está abierta al público.

La casa fue un regalo del Sr. Fuster a su esposa. Él quería embellecer Barcelona y podía permitirse materiales costosos, como mármol de alta calidad. Probablemente en su momento fue la casa más cara de la ciudad. Ubicada sobre el Passeig de Gràcia y una calle pequeña cuenta con tres fachadas. Como en sus otros trabajos, el arquitecto se inspiró en el arte Gótico. Fíjate en las ventanas y en los pilares de la terraza. Al mudarse la familia se utilizó de distintas formas, incluso como salón de baile. Aunque parezca difícil de creer, en el 1962 casi se demuele la casa. ¡Felizmente sobrevivió!

10. Casa Milà / La Pedrera

Passeig de Gràcia, 92

Arquitecto: Antoni Gaudí

Edificio Residencial. Abierto al público.

La última gran casa de Gaudí, la Casa Milà fue considerada revolucionaria debido a las curvas exageradas en la fachada de mármol y en los balcones de hierro. A diferencia de la casa Batlló aquí las curvas ocupan todas las dimensiones, no hay una línea rectangular, y todos los apartamentos tienen forma irregular. Originalmente Gaudí propuso unas esculturas gigantes de la Virgen María y dos arcángeles en la parte superior del edificio, pero fue rechazado, ya que la casa fue construida durante un importante momento anticlerical. El edificio entero evoca la naturaleza.

11. Casa Comalat

Avinguda Diagonal, 442 – Carrer Còrsega 316

Arquitecto: Salvador Valeri i Pupurull

Edificio residencial. Cerrado al público.

Otro edificio influenciado por Gaudí es la Casa Comalat, un interesante experimento modernista con dos fachadas distintas. La fachada principal de piedra en la Av. Diagonal es más conservadora, simétrica con una forma regular. Hay dos enormes balcones inspirados en Gaudí y docenas de pequeños con base escultural y barandillas de acero. La fachada posterior combina diferentes materiales exhibiendo un festival de colores. Está dominada por grandes ventanales en la planta baja de estilo gaudiniano, galerías de madera estando el resto de la fachada cubierto por cerámica policroma.

12. Casa Torrades / de les Punxes

Avinguda Diagonal 416 – 420

Arquitecto: Josep Puig i Cadafalch

Edificio Residencial. Abierto al público.

Las hermanas Torrades querían unificar sus tres propiedades, por lo que en 1905 encargaron al famoso arquitecto modernista la construcción de un edificio monumental que ocupara una manzana entera. El edificio modernista tiene elementos góticos con una fachada de ladrillo, la decoración inspirada en la gótica y seis torres altas. Pero si echamos un vistazo más de cerca nos daremos cuenta de que toda la decoración es realmente modernista con motivos florales por todas partes. En cuanto a la planta baja, el arquitecto no siguió la tradición estructural dominante en la época y eliminó los muros de carga remplazándolos por pilares.

13. Sagrada Família

Carrer de Mallorca, 401

Arquitecto: Antoni Gaudí

Iglesia. Abierto al público.

La obra más espectacular de Gaudí, la Sagrada Familia es famosa por muchas razones. Es el único edificio patrimonio de la humanidad no acabado inscrito en la lista de la Unesco. El proyecto prevé tres fachadas, 12 torres para apóstoles, una para la Virgen María, 4 para los evangelistas y uno para Jesucristo. Sólo la Fachada de la Natividad con cuatro torres fue construida de acuerdo con el diseño original de Gaudí, mientras que la fachada de la Pasión con otras cuatro torres tiene el diseño de sus estudiantes. La fachada de la Gloria, junto con otras torres aún no se ha construido. El diseño original, aunque profundamente modernista está influenciado por el arte gótico. La impresionante decoración forma parte de la estructura.

14. Hospital de Sant Pau

Carrer de Sant Antoni Maria Claret, 167

Arquitecto: Lluís Domènech i Montaner

Antiguo hospital. Abierto al público.

Uno de los mayores complejos modernistas en el mundo, el ex Hospital de Sant Pau ocupa un terreno de 300m x 300m. De los 27 pabellones, 13 fueron diseñados por Domènech i Montaner. El pabellón principal administrativo está orientado hacia la Sagrada Familia en contraste con la malla ortogonal del Eixample. Sus influencias son neo-góticas, bizantinas y germánicas. Detrás de él hay una larga plaza rodeada de 8 pabellones casi idénticos. Todos los edificios tienen fachadas de ladrillo con adornos de flores y techos decorados con azulejos coloridos de cerámica.

15. Park Güell

Carrer d’Olot

Arquitecto: Antoni Gaudí

Parque Público. Abierto al público.

El Parque Güell es la obra maestra de Gaudí que muestra la relación perfecta entre arquitectura y naturaleza. Previsto como una urbanización con 40 edificios que rodearían un parque, se convirtió en un parque público con sólo dos edificios construidos. La obsesión de Gaudí por las formas orgánicas es visible en todas partes: en los arcos que soportan los caminos peatonales, arcadas, columnas bajo la gran galería, viaductos, etc. El parque está plagado de simbología política, como las escaleras de acceso que representan la tierra catalana y a la religión Católica. Algunos elementos del parque fueron diseñados por sus socios, pero de acuerdo con su estilo.

Modernismo Catalán en Barcelona Metropolitana

A comienzos del Siglo 20 el Modernismo Catalán marcó la arquitectura de Barcelona. Si bien la mayoría de edificios interesantes están en el centro de la ciudad, hay verdaderas joyas en el área metropolitana. Te recomiendo Sant Joan Despí.

Todos los 6 edificios modernistas de Sant Joan Despí son obra del reconocido arquitecto Josep Maria Jujol. Dos son muy interesantes. El Can Negre es una masía reconstruida del Siglo 17. Su fachada barroca está poblada de esgrafiado, mosaicos, madera, hierro y yeso. El otro edificio imperdible es la Torre de la Creu, donde está la Escuela de Idiomas de la Universidad de Barcelona. Su forma es peculiar e incorpora 5 cilindros. A mí me encanta el uso particular de colores y materiales.

Booking.com

Mapa del Modernismo Catalán en Barcelona

Mi ubicación
Cómo llegar

Tours del Modernismo Catalán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.