Gente alrededor del mundo

Al viajar te das cuenta de lo diferentes y a la vez iguales que somos. Cada lugar que visitamos tiene gente con distintas costumbres, tradiciones y rutinas diarias. Sin embargo todos compartimos las mismas necesidades y sueños. Por eso viajar es un privilegio tan grande, conoces gente, intercambias experiencias y aprendes.

Gente alrededor del mundo es una publicación de fotos de gente interesante con la que nos hemos cruzado en distintos viajes. Espero te gusten los colores y las sonrisas contagiosas. ¿No te dan ganas de seguir viajando?

Gente de China

Con 56 grupos étnicos oficialmente reconocidos, la China es uno de los países culturalmente más diversos del mundo. La mayoría de poblaciones de la costa son predominantemente Han, pero al interior del país hay infinidad de lenguajes y tradiciones. Sin embargo, todos los chinos son genuinos, diría que honestos y directos.

Es cierto, empujan, se saltan la fila, escupen y a veces son rudos. Sin embargo, cada vez que nos perdíamos alguien amablemente nos orientaba, nunca nos engañaron y nos sentimos súper seguros. Adicionalmente son muy graciosos. Cuando proponía alguna pose tonta o saltar en un puente, ¡no faltaba gente riendo uniéndose!

Gente de Japón

Por otro lado los japoneses son reservados, y parecen homogéneos. No te vas a encontrar aspavientos. Es más, la ropa tiende a ser conservadora, ni rodillas ni codos. Ni una vez vimos a alguien saltando alguna norma. Es imposible que alguien sea tosco, llegue tarde o alce levemente la voz.

Quizás sea la gente más educada del mundo. Los japoneses tienen modales exquisitos, un tanto tímidos y están siempre ayudando. Esta actitud es contagiosa. En Japón sentíamos la obligación de ser extra educados. Adicionalmente el país es tan seguro que ves niños viajando solos en transporte público.

Gente de Tailandia

En Tailandia la gente es amigable, simpática y con un gran sentido del humor. Son ellos los que te hacen sentir tan a gusto en este fantástico país. Contrariamente a lo que hemos escuchado alguna vez de algún turista, a nosotros los tailandeses nos parecen reales. Es más, esas sonrisas tan llamativas son parte esencial de su cultura. Además me resulta imposible separar a los tailandeses de su comida. Cada vez que probaba algo delicioso, levantaba la mirada y todos a mí alrededor sonreían. La buena comida nos hace felices.

Por otro lado, en Tailandia no solo conoces la cultura local. Desafortunadamente ves el lado más oscuro del turismo. Da mucha vergüenza lo que hacemos los turistas, y cada año es peor. Sin embargo, los tailandeses siguen siendo amables y nos aguantan. Y sin juzgar. Quizás ese sea el secreto de los tailandeses, están en lo suyo. ¡Tailandia es refrescante!

Gente de Myanmar

La gente en Myanmar es encantadora, guapa, amistosa y tradicional. Tanto hombres como mujeres llevan una largo Longyi (una tela similar al Sarong de Indonesia) y usan Thanaka en sus rostros (es una crema a base de raíz que protege del sol). Es común ver gente jugando futbol en las calles, familias caminando por el rio y gente haciendo picnic entre los templos.

Nos sorprendió su relajada generosidad. En Bagan caminábamos por los templos impactados y muertos de cansancio. Más de una vez nos invitó un grupo de locales a que nos sentáramos a comer. ¡Aceptábamos encantados! No era necesario comunicarse con palabras, disfrutábamos la comida juntos.

Gente de Filipinas

Para nosotros los filipinos son la gente más buena del mundo. Conocimos a mucha gente interesante a lo largo del país y tuvimos largas conversaciones. En realidad, lo que recuerdo siempre de este país es la risa constante. Filipinas es muy ruidosa, pero a la gente no le importa. A mí me irritó un par de veces. En el momento que te quejas, sonríen, para el ruido y listo, ¡a ser felices!

Les cuento una experiencia increíble, en el festival de Sinulog en Cebú. Es un festival religioso gigante con bailarines y artistas tomando las calles de la ciudad. Al llegar, nos preocupó la cantidad de gente y el calor. No sé como lo hacen pero estuvimos dos días bailando por todo Cebú rodeados de gente educada y amable. No tuvimos ni un problema, ni un empujón, ¡y conocimos gente divertidísima!

Gente de Brasil

Brasil es uno de los países más diversos del mundo. En esta maravilla natural comparten el sol gente europea, africana, asiática, americana y todas las mezclas posibles. Es un placer ver gente tan linda y tan diferente. Brasil es como una muestra del mundo, con innumerables pintas, acentos, música, y cabezas. Y no, no es un mito, ¡los Brasileros son bellísimos!

En Rio de Janeiro todo el mundo es pretencioso y chic. Van perfectos con la ciudad increíble que tienen. Por otro lado, en Salvador de Bahía el ambiente es más relajado. La gente de Salvador es alta y elegante. Finalmente conectamos con la gente de los pueblos pequeños que visitamos. Se siente como la naturaleza nos relaja y abre.

Gente de Azerbaiyán

Este país es de contrastes. En Azerbaiyán tuvimos largas conversaciones, y hasta nos llevaron a conocer la belleza del país. Por otro lado, conocimos gente cerrada. Obviamente al ser un país musulmán no se interactúa mucho con mujeres. Una pena, nos encanta escuchar sus voces. Sin embargo el país no es muy conservador, ves mujeres cubiertas y a las que llevan el pelo libre.

Recuerdo una charla con un policía, en el centro de Bakú. Conversábamos de lo idiotas que son las guerras, de tantos muertos banalmente. Por otro lado, al salir de la parte elegante del centro es más difícil conversar con la gente. Se me ocurre que además de la falta de idioma común, los azerís deben ser tímidos. Nuevamente nos sentimos más cómodos con la gente de los pueblos. Quizás una vida más tranquila conduzca a un ambiente plácido.

Gente de Turquía

Turquía es un país enorme, y por supuesto una mezcla de Asia y Europa. Los turcos vienen en todos los colores, estilos y formas. Al estar en el cruce de dos continentes, Turquía es una mezcla fascinante de mentalidades y tradiciones. La gente en el este, mas rural, de costumbres conservadoras, es muy hospitalaria y amistosa. Parece una contradicción. ¿Que podrían tener en común un musulmán tradicional con un europea libertino? No importa. En el interior de Turquía se valora ser un buen anfitrión, la buena vibra y la comida.

Estambul, por otro lado es completamente diferente. La ciudad es la cima de la sofisticación y variedad, hay de todo. En Estambul la gente lleva mezclándose hace siglos generando un ambiente culto, ¡y para nuestra sorpresa muy hospitalario!

Excursiones desde Gdansk: Sopot y Malbork
Más que un resort de invierno - Nuestro hotel en Bansko

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.